Press "Enter" to skip to content

Tumor venéreo transmisible

sick dog brown and white, standing  alone on the floor.

Hoy toca el turno a un problema tumoral bastante común en nuestra comunidad y que podemos evitar en gran medida esterilizando a nuestras mascotas y siendo dueños responsables.

El tumor venéreo transmisible es una enfermedad neoplásica cuya principal vía de transmisión es la venérea. Afecta a caninos, sobre todo a aquellos semivagabundos.

Se presenta tanto en machos como en hembras en forma genital y extragenital.

La quimioterapia es efectiva en la reducción del 90 al 95% de los casos observados.

El tumor venéreo transmisible es una enfermedad neoplásica o tumoral que afecta a los caninos.

Éste tiene la particularidad, a diferencia de otros tumores, de transmitirse de individuo a individuo principalmente por vía venérea.

Si bien se ha reportado en todo el mundo, prevalece en zonas con climas templados a cálidos.

Podemos circunscribir la población de riesgo a perros callejeros, perros confinados en refugios, criaderos, es decir, donde los perros se encuentran en gran número.

FORMAS DE TRANSMISIÓN

La contaminación se lleva a cabo por trasplante de células tumorales sobre mucosa genital normal. Hay una forma celular de transmisión del tumor.

Las características de la cópula canina exponen a las mucosas genitales (peneana y vaginal) a pequeñas lesiones, creando las condiciones para que se produzca la transmisión.

DESARROLLO

Como mencionamos, la principal vía de transmisión es la venérea, a ésta le sucede un período de incubación que fluctúa entre los 2 y 6 meses, al cabo de los cuales se observa una masa tumefacta pequeña, que luego crece e invade los tejidos circundantes.

En el macho: escroto y ano. En ambos sexos: recto y piel perineal, o a distancia, metástasis en vísceras como hígado y bazo.

SIGNOS CLÍNICOS

Los caninos afectados de T.V.T. tienen antecedentes comunes, suelen ser perros sexualmente activos, con posibilidades de salir libremente durante parte o todo el día.

Los machos que concurren a consulta lo hacen porque el propietario nota una zona hinchada o prominente en la zona peneana, o porque presenta hemorragias o pérdidas sanguinolentas por el pene, en forma continua. Esta descarga anormal en general no está asociada con la micción, a pesar de que en muchas ocasiones, la queja es que “orina con sangre”, o presenta dificultad a la micción: disuria, pues la tumoración ocluye la uretra peneana.

En las hembras se suele consultar por una carnosidad que aparece en el orificio vulvar o también por la presencia de pérdidas vaginales hemorrágicas o sanguinolentas, las que habitualmente, cuando la tumoración no es visible, son confundidas con un estro normal, que dura más tiempo del habitual.

El tumor venéreo transmisible tiene dos formas de presentación clínica:

1. Genital

Machos: En el fórnix y prepucio peneano. En el pene lo encontramos en el glande o caudal al mismo, y en el prepucio lo encontramos desde el Fórnix al orificio prepucial. Debe exteriorizarse el pene para poder visualizarlo.

Hembra: En el vestíbulo vaginal, para poder visualizarlo se requiere distender los labios vulvares.

2. Extragenital

Las formas de presentación incluyen: intranasal; cavidad oral: labios y lengua; ojo: esclerótica y cámara anterior del ojo; piel.

DIAGNÓSTICO

Se realiza por citopatología; para esto se toma una muestra o se realiza una impronta sobre el tumor.

Si bien las metástasis no son comunes, es importante evaluar los nódulos linfáticos regionales, y en caso de duda, es necesario aspirarlos con aguja fina, para confirmar que están afectados o no.

TRATAMIENTO

El tumor es curable en un porcentaje mayor al 95% de los casos. Y con la maniobra quirúrgica tenemos una alta tasa de recidiva (del 20 al 60%) de los casos.

La quimioterapia es efectiva en la reducción del 90 al 95% de los casos observados.

El quimioterápico de elección es la VINCRISTINA, administrado en forma endovenosa. Administrada una vez por semana, durante 4 a 6 semanas, que es lo que lleva la remisión del cuadro y, por seguridad, se recomienda continuar 2 semanas más. Es de aplicación endovenosa estricta, con suero cada vez.

EFECTOS SECUNDARIOS

Vómitos

Neuritis

Leucopenia

Depresión de médula ósea

RECOMENDACIÓN:

Realizar hemograma completo antes de comenzar el tratamiento y reiterarlo luego de la tercera aplicación.

PREVENCIÓN

Al cruzar un animal asegurarse que no esté afectado y para esto recurra al médico veterinario, para que examine a los animales; si se observan zonas sospechosas, realizar improntas con un portaobjetos. En hembras evaluar la mucosa vulvar y la vagina, tomar muestras del flujo vaginal, para colpocitología.

Averiguar los antecedentes para ver si tuvieron la enfermedad o si fueron tratados a tales efectos. Esto importa pues aún hay controversias sobre la permanencia de células tumorales viables.

Si un perro portador no presenta signos de recidiva al año de iniciado el tratamiento, se lo considera clínicamente sano, y no hay problemas para cruzar a aquellos animales que cumplan con este último requisito.

¡Cuidemos a nuestras mascotas! ¡Seamos dueños responsables!

Nos leemos en la próxima.

MVZ Jorge Guzmán

Consultorio Veterinario Zoo and Pets / Zihuatanejo, Guerrero.  7551088787

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *