Press "Enter" to skip to content

Consejos para la optimización de la energía

p_1566

El crecimiento exponencial de la población mundial requiere mayor suministro de energía para la realización de las actividades diarias, siendo estas actividades cada vez más dependientes de la energía eléctrica en específico.

Estos suministros de electricidad en la actualidad están mayormente generados por recursos o fuentes NO renovables de energía, principalmente debido a que las tecnologías para la generación de ésta, son tecnologías que llevan años de utilización, perfección y comercialización en el mundo; dando por ende que los precios de su producción no nos parezcan elevados.

Independientemente de la rapidez de consumo de estas fuentes no renovables y el gran y real riesgo de acabar con ellas en los próximos cientos de años, la producción de energía a través de estas tecnologías y utilizando estas fuentes NO renovables, generan un gran problema, la contaminación ambiental.

Bajo la meta de desacelerar el consumo de las fuentes no renovables de energía, y con la intención de usar de manera adecuada la ya existente, se plantean algunos puntos para la optimización de su uso.

Optimización definida como el mejor uso, o el uso perfectible del recurso.

AHORRAR ENERGÍA ELÉCTRICA:

Apagar las luces cuando éstas no sean utilizadas.

Desconectar aparatos eléctricos cuando no sean utilizados (no basta con apagarlos puesto que ese pequeño foco rojo o reloj que generalmente están presentes en todos los aparatos eléctricos, siguen consumiendo energía).

Mantener limpio el refrigerador y el horno de microondas, ya que consumen menor energía en su funcionamiento diario al no tener elementos de más desprendiendo calor –en el caso del refrigerador– o absorbiendo calor extra –en el caso del microonda–.

Mudar de iluminación incandescente a fluorescente o led; la iluminación fluorescente ahorra un 70% y la led hasta un 85%.

Utilizar la lavadora con carga de lavado máxima (el encendido y el consumo de energía en el proceso de lavado se multiplicaría varias veces cuando se tienen cargas pequeñas, pues no disminuye la potencia de uso).

Programar el termostato del aire acondicionado a la temperatura de confort de acuerdo al lugar geográfico establecidas en la NOM (no menor a esta puesto que el consumo energético para enfriar o calentar el espacio será mayor mientras mayor sea la diferencia de temperaturas.)

Programar el planchado de ropa cuando se tenga una buena cantidad para planchar, ya que, de forma similar a la lavadora, el consumo de energía eléctrica requerida para que el aparato se caliente se multiplicaría varias veces si plancha poca cantidad en varios apartados de tiempo.

AHORRAR GAS:

Como sus siglas lo indican, el gas LP (licuado de petróleo, incluyendo butano y propano), es un energético altamente contaminante desde su producción. La optimización del uso de este gas permitirá reducir la demanda del mismo y por ende la contaminación producida por su generación y transporte.

Acciones recomendadas para la optimización:

Mudar de calentador de gas (o bóiler como se le conoce) a calentador solar.

Utilizar el agua de la regadera a una temperatura no mayor de 30°C (para no generar mucho consumo de gas al elevar la temperatura del agua del tinaco de los 15°C promedio) *NOTA: en las zonas bioclimáticas de temperatura cálida, como lo son las regiones cercanas al Ecuador, la temperatura promedio del agua en la tubería, cuando se encuentra expuesta al sol, alcanza los 40°C.

Realizar la cocción de los alimentos en recipientes con tapa, a manera de que el proceso no tenga una pérdida de calor por evaporación.

Por  Arq. Concepción Rojas

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *