Press "Enter" to skip to content

Activismo en las redes sociales

activismo-redes-sociales

En menos de dos semanas las cosas cambiaron drásticamente para miles de personas, el paso de las tormentas Manuel e Ingrid dejaron afectados dos tercios de la población de México.

De todos los estados, Guerrero fue el que tuvo mayores daños. Acapulco, Chilpancingo, Coyuca de Benítez, poblaciones como La Pintada y demás, fueron declarados como zona de desastre.
Muchas personas lo perdieron todo, no puedo imaginar lo que están sintiendo en estos momentos; sí, lo importante es que están vivos y «lo material viene y va», pero, ¿creen que es fácil asimilar que de un momento a otro ya no tienes patrimonio? O pensar que todas las cosas que, con tanto sacrificio compraste, ya las perdiste.

Afortunadamente, la ayuda no se hizo esperar. Actualmente contamos con Internet, en el cual nos enteramos de las noticias, incluso más rápido que en la televisión. El buen uso de las redes sociales como Facebook y Twitter ha ayudado a que mucha gente sepa qué está pasando en sus localidades, incluso estando lejos.
Pero como en todo, siempre hay un lado negativo. En los últimos días he leído infinidad de críticas, algunas rayando en lo ridículo; que como Peña Nieto no caminó en el agua como Felipe Calderón lo hizo alguna vez en su mandato, ya es mal presidente; que Rosario Robles y Osorio Chong solo se ensuciaron los zapatos con lodo para que les tomaran foto y la gente supiera que si están trabajando… Ese tipo de comentarios no ayudan en nada; vienen de personas que se esconden tras un falso username, y solo pierden el tiempo en la computadora viéndo a quién criticar y que, por supuesto, no se han preocupado por ayudar a los damnificados.
Por otro lado, se les agradece a todas las personas que están haciendo un buen uso de la comunicación ante situación, como Solo Guerrero, página de Facebook que se ha encargado de informar sobre lo que está pasando en el estado. Al parecer se dedican a publicar lo que las personas de diferentes municipios afectados les envían para que se sepa la situación en la que se encuentran. Con esto voy a otro punto: La cantidad de errores ortográficos que tiene muchísima gente. La mayoría puede decir «¿qué tiene que ver con los desastres?», pues sí tiene que ver y mucho, ya que esto le resta credibilidad a una publicación. He visto que hay personas que se ponen a corregir a otros y reciben ataques como «a quién le importa eso ahora, el chiste es que se entienda», discúlpenme pero por ese tipo de mentalidad es que el país está así, me da tristeza que a la gente le valga cultivarse, no leen, creen que con lo que ven en televisión ya están enterados de todo.
Entonces, ¿para qué existen las carreras de Filosofía y Letras, Comunicación, Historia, etc.? Si la ortografía no importara, personas como yo, no tendríamos trabajo. Definitivamente las cosas tienen que cambiar, empezando por nuestra educación y todo se logrará si la gente quiere mejorar.
Este tipo de desastres naturales nos da la oportunidad de que apoyemos a los que menos tienen, si tienen la forma de aportar aunque sea con poco, por favor háganlo; no actuemos de manera indiferente ante lo que pasa en nuestro país, infórmense sobre los centros de acopio a los que pueden acudir. Y el que no ayude, que no estorbe.

Por Zianya Alcaraz

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *